EL SUEÑO EN EL VERANO

El sueño en el verano

Como dice el refranero español, que a mí me gusta y lo considero muy sabio: “Junio lluvioso, será un verano caluroso”. Y eso es lo que se pronostica para este verano y se cumplirá el sinónimo de verano y buen tiempo, también vacaciones, sol y, en definitiva, alegría. La llegada de los meses de calor se relaciona directamente con el buen humor y la felicidad. Sin embargo, las altas temperaturas no van siempre de la mano con un estado de ánimo positivo, sino en ocasiones puede ocurrir todo lo contrario. Según los expertos, los picos de calor que sufrimos en el período estival pueden provocar cambios de humor que afectan a nuestra irritabilidad y generar apatía, cansancio e incluso tristeza. Y es que es muy habitual en verano dar vueltas y vueltas en la cama durante la noche sin poder pegar ojo, y el resto del día sufrir las consecuencias de ello.

Tras ese mal sueño de las noches de verano y la “pesadez” del día se esconden decenas de procesos químicos y biológicos que ocurren en el interior de nuestro cuerpo.

¿Qué nos sucede las noches de verano?

Verano y sueño es el eterno problema. Las altas temperaturas suelen provocar la falta de sueño. Sin embargo los expertos aseguran que la fatiga por sueño se puede evitar teniendo una buena higiene en el sueño. Es indiscutible que las noches calurosas de verano, los malos hábitos que se instalan en el día a día. En verano los horarios se descontrolan. Comemos a distintas horas, alargamos las tardes-noche en las terrazas y tratamos de aplacar el calor con bebidas (alcohol o refrescos con cafeína) que no favorecen nada a un correcto descanso. Todo esto desregula nuestros biorritmos habituales y nos complica el sueño y aumenta los problemas para dormir. Es por ello que se recomienda tener presente las normas de higiene del sueño válidas para cualquier época del año.

El sueño está directamente relacionado con la secreción de una hormona denominada melatonina que se segrega durante la noche. Al haber más horas de luz, la melatonina que producimos disminuye y es más difícil conciliar el sueño. También influye la temperatura: a más temperatura corporal menos producción de melatonina. Cuanto más baja una, más se produce la otra.

Durante los meses de verano, las altas temperaturas son una de las principales causas de insomnio. De hecho la calidad del sueño disminuye a partir de los 26 grados.

¿Cómo funciona la temperatura corporal durante el sueño?

La temperatura corporal depende del ritmo del ciclo de sueño-vigilia, la cual disminuye al dormir por la noche y aumenta durante el día.

Es más probable conciliar el sueño cuando la temperatura corporal disminuye, y es poco probable lograrlo cuando aumenta. Además después de conciliar el sueño, la temperatura corporal disminuye aún más. Sin embargo cuando las temperaturas nocturnas son elevadas, la pérdida de este calor interno se ve dificultada y en consecuencia también lo hace el sueño.

En resumen, si se duerme mal hay que tener en cuenta el ambiente térmico y hacer los cambios necesarios para descansar mejor.

La exposición a temperaturas más elevadas durante la noche puede ser especialmente perjudicial para las personas de elevada edad. Estos suelen despertarse fácilmente, incluso con exposiciones leves al calor y cuentan además con una tolerancia al calor ya reducida.

Está demostrado que las altas temperaturas afectan a múltiples aspectos del sueño, dando lugar a los siguientes padecimientos:

  • Peor duración del sueño
  • Sueño poco profundo
  • Menor tranquilidad para dormir
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Menor satisfacción del sueño.

La Fundación Nacional del sueño sugiere que la temperatura ideal para la habitación oscila entre los 15,5 ºC y los 21 ºC.

Es necesario evitar las temperaturas extremas, ya que esto podría activar los mecanismos de defensa reguladores que lo despiertan por la noche.

En otro artículo de nuestro Blog, os damos unos consejos para ayudaros a bajar la temperatura del dormitorio, la cama y también del durmiente.

Tener presente también que un buen conjunto de descanso con buena ventilación es determinante para encontrar la temperatura perfecta para el descanso.

Siguiendo estas indicaciones podemos conseguir un mejor descanso durante el verano y así mantener nuestro cuerpo saludable

Como dormir a pierna suelta, consejos

consejos

 

consejos

COMO DORMIR A PIERNA SUELTA, CONSEJOS

 

El 16 de Marzo se celebra el Día Mundial del Sueño, lleva celebrándose desde hace 10 años. Desde entonces se conmemora esta fecha el tercer viernes del mes de marzo, siete días antes del equinoccio que marca el comienzo de la primavera en el hemisferio Sur.. La iniciativa partió de la Asociación Mundial de Medicina con el objetivo de aumentar la conciencia de la población sobre los trastornos del sueño, un problema que ya se considera epidemia global y que amenaza la salud y la calidad de vida de hasta un 45% de la población mundial. A raíz de los problemas para conciliar el sueño y dormir saludablemente en la sociedad actual, ha entrado en juego un conjunto de normas o costumbres que pueden paliar los efectos del insomnio e impulsar su prevención, comúnmente se conoce como Higiene del sueño.

Descansar bien es necesario para una vida saludable, ya que evita enfermedades y nos ayuda a estar más lúcidos durante el día. Es indiscutible pues la importancia de un buen descanso, pero son muchos los factores que pueden alterar el sueño e impedir que se tenga un descanso correcto.

No sólo necesitamos dormir, necesitamos dormir bien, que sea un sueño de calidad y cantidad suficiente para que sea reconfortante y saludable.

Para conseguir esto necesitamos preparar el cuerpo y la mente, tener una buena Higiene del Sueño.

Vamos a daros unos consejos para que las horas de sueño sean las correctas y el acto de dormir sea de calidad óptima.

Que debemos hacer?

  • Es necesario establecer rutinas en los horarios de irse a la cama y levantarse.
  • Ayuda en gran medida relajar el cuerpo antes de irse a la cama, ejercicios de relajación y estiramientos son aconsejables.

 

ejercicios
realizar ejercicios de relajación y estiramientos ayuda a dormir mejor

  • El ambiente en el que dormimos debe estar en orden, sin ruidos y lo más oscuro posible. La luz en la noche produce un profundo deterioro en el sueño.

Los dispositivos electrónicos perjudican la calidad del sueño

 

  • La temperatura de la habitación debe ser moderada, una temperatura alta no favorece el sueño. Entre 18 y 18,5 grados C.
  • Hacer ejercicio durante el día ayuda a dormir más profundo. Hay que evitar la actividad física muy intensa en horas previas al descanso.
  • Poner especial atención a las posturas corporales, que sean las adecuadas para tal fin para no producir tensiones y dolores musculares.

Que no hacer?

  • No hacer comidas abundantes antes de irse a la cama, lo mejor es cenar ligero y al menos dos horas antes de acostarnos.
  • Evitar bebidas estimulantes con cafeína o contenido alcohólico por las noches. Muchas personas aseguran que no les impide dormir el tomar un café por la noche, sin embargo la cafeína permanece en el cuerpo durante varias horas. Aunque se pueda conciliar el sueño, está demostrado que ese sueño no será tan profundo cuando hay cafeína circulando por el cerebro. Por tanto se está restando calidad a las horas de sueño.
  • No dormir hasta tarde los fines de semana. Este es uno de los problemas, causa estragos en los ritmos biológicos. Es lo que llamamos “jet lag” social, se arrastra el reloj biológico varias horas hacia adelante para que, cuando llegue el domingo por la noche, tratar de atrasarlo. Se puede tratar de recuperar el sueño perdido pero hay que hacerlo de una manera consciente. Además está demostrado que el cerebro no tiene la capacidad de recuperar todo el sueño perdido.

La rutina de horarios para dormir y despertarse es clave

 

  • No permanecer en la cama despierto mucho tiempo, si despertamos y  nos cuesta volver a conciliar el sueño es preferible levantarse de la cama , irse a otra habitación, y con luces atenuadas leer o escuchar música relajante. Cuando la somnolencia vuelva es el momento de irse de nuevo a la cama.

A todas estas claves  tenemos que añadir una muy importante también y no es otra que tener una buena cama, un buen colchón y una buena almohada que se adapte a las necesidades de cada persona.

Científicos y expertos en la materia resaltan lo esencial de un buen, largo y profundo sueño para mantener la salud. Cuando el organismo descansa el sistema inmunológico se regenera.

Dormir bien es tan importante como hacer ejercicio o llevar una alimentación equilibrada.

En ColchonVip somos conscientes de esto y contribuimos a ello. tenemos una amplia variedad de modelos y asesoramos en la elección adecuada para cada persona. Con ello ayudamos a tener una buena Higiene del Sueño y a mejorar tu Salud.

 

Y en ColchonVp sabemos mucho del buen descanso…..Duerme bien, vive mejor…!!