Lo que quita el sueño a las mujeres

 

El sueño de las mujeres
El sueño de las mujeres

Lo que quita el sueño de las mujeres es el tema que vamos a exponer hoy.

Las mujeres son más propensas a padecer trastornos del sueño que los hombres. Se ha demostrado que las mujeres que sufren de insomnio son el doble que el número de hombres, sin embargo también son capaces de dormir mucho más profundamente.

Existen factores biológicos y físicos que propician estas alteraciones en el sueño de las mujeres. Los culpables en gran medida son las hormonas sexuales: La Progesterona y los Estrógenos. Es por esto que los patrones del sueño se alteran a lo largo del ciclo menstrual, el embarazo y la menopausia.

Hasta la pubertad chicas y chicos tienen un dormir placentero y reparador pero al llegar la adolescencia los ritmos empiezan a cambiar en el sexo femenino, el sueño de las mujeres empieza a verse afectado, el ciclo menstrual es el mayor culpable de ello. En el periodo que va desde la ovulación a la menstruación aumentan los despertares nocturnos, se estás menos tiempo en la fase REM o sueño profundo y se tiene mayor dificultad para conciliar el sueño. Esto es debido a los niveles de estrógenos y el malestar se repite mes tras mes.

¿Cómo afectan las hormonas, los estrógenos y Progesterona a la calidad de el sueño de las mujeres?

blog-que-le-quita-el-sueno-a-las-mujeres-02

Las hormonas tienen una función reguladora del equilibrio orgánico en múltiples aspectos del cuerpo y la mente. Por lo que los problemas hormonales pueden presentarse en diferentes aspectos físicos, mentales o emocionales.

Los Estrógenos aportan vitalidad física, psicológica y sexual. La progesterona tiene propiedades somníferas, anestésicas y ansiolíticas. Analizando sus propiedades es totalmente lógico que la disminución de los niveles de Progesterona provoque una alteración en el  sueño de las mujeres.

En el embarazo se calcula que un 70% de la mujeres sufre algún tipo de trastorno de sueño, esto es debido al aumento del “cortisol”, una hormona asociada al estrés, así lo indica un estudio elaborado por el “Complejo Hospitalario de Pontevedra”  y publicado en la revista de “Neurología”. También los diferentes cambios físicos que sufre no favorece el encontrar una postura cómoda que ayude a un sueño de calidad.

En el período de la Menopausia la mujer sufre una disminución del “estradiol” circulante y de la testosterona y un incremento en las hormonas foliculoestimulantes y luteinizantes, hormonas asociadas a cambios como los trastornos de sueño.

 

La depresión es un padecimiento que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, sufre con mayor frecuencia también la mujer y uno de los síntomas más frecuentes es el insomnio. El insomnio sepamos que es la dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido durante la noche o despertarse demasiado pronto.

La experiencia de la maternidad habitualmente viene acompañada también de trastornos en el ritmo en el sueño de las mujeres, la llegada del bebe marca nuevos horarios, la lactancia materna y madres que nunca abandonan su vigilancia son algunas de las causas.

La doctora Mireia Pascual de la prestigiosa clínica del sueño Estivil, señala también que el ritmo de la vida actual y la carga de responsabilidades, hacen que la mujer actual altere su hábito de sueño, con las implicaciones que esto conlleva en la salud, rendimiento laboral y estado de ánimo.

Una buena fórmula para evitar este problema es incorporar en la rutina diaria una dosis de ejercicio, la actividad física reduce el Cortisol y disminuye el estrés, con lo que el sueño de las mujeres mejorará y podrán descansar mejor.

 

 

 

 

No podemos dormir juntos…!!!

 

dormir juntos
dormir juntos

No podemos dormir juntos…!!!

Cuando una pareja se va a vivir juntos, normalmente no se plantea comprar dos camas. Lo habitual es dormir juntos, a pesar de que a veces resulte incómodo para alguno de los dos.

Esa costumbre es la que ahora quiere desmontar el Doctor Neil Stanley, que trabaja en uno de los principales laboratorios del sueño en la Universidad de Surrey (Reino Unido).

Dormir es una función vital para el ser humano, necesario para para el bienestar de las personas, con él nos recuperamos del desgaste diario y renovamos energías para enfrentarnos al nuevo día.

¿Es mejor dormir juntos o separados? La respuesta no está nada clara, si repasamos la historia comprobaremos que no siempre se ha dormido en pareja. En la antigüedad, antes de la época victoriana, no era raro que los matrimonios durmiesen separados. Incluso en la antigua Roma, la cama matrimonial se utilizaba exclusivamente para las relaciones sexuales, no para dormir, la tradición moderna de la cama matrimonial comienza con la revolución industrial, cuando las personas se mudan a ciudades masificadas y no tienen suficiente espacio para vivir, el hábito se arraigó de tal forma que dormir separados se ve como  signo de un problema en pareja.

 

Según un informe del Ministerio de Salud cuatro de cada diez españoles tienen problemas de sueño. Son muchas las causas que pueden contribuir a ello, ¿sumaremos una más al dormir juntos ?

 

El Doctor Neil Stanley, especialista en trastornos del sueño ha realizado un estudio con el que asegura que las parejas sufren un 50% más de problemas a la hora de dormir si comparten la cama.

Uno de los estudios midió la calidad del sueño de parejas al dormir juntos y cuando lo hacían separadas. La mayoría aseguraba haber dormido mejor junto a su pareja, pero sus ondas cerebrales sugerían lo contrario. Por lo general la situación era peor para las mujeres.

 

Entre estos problemas que enturbian el descanso al dormir acompañados están los siguientes:

La lógica nos demuestra que el espacio para cada cuerpo es más reducido que si dormimos solos, aunque también es cierto que en la actualidad cada vez es más común la compra de colchones de 1,80 y 2 Mt.

Los ronquidos es el problema más común que se presenta a la hora de dormir juntos, la pareja del roncador tiene numerosos despertares y la calidad del sueño se ve disminuida.

El tema de la temperatura es ya un clásico, uno es caluroso, que suele ser el hombre y el otro que sería la mujer más friolera. Uno se abriga y el otro se destapa. La diferencia de las temperaturas corporales existe y no hay forma de sincronizarla.

Seguramente la imagen de un miembro de la pareja ocupando gran parte de la cama y el otro en el borde a punto de caerse nos sea familiar a todos y ya no es necesario decir lo molesto es.

La temperatura según la estación del año también presenta sus complicaciones, en invierno nos acurrucamos para sentir el calor del compañero, sin embargo en verano cada uno se separa para los extremos de la cama y no hablemos si uno prefiere aire acondicionado o ventilador y el otro no y en invierno uno quiere calefacción alta y el otro no duerme del calor.

La necesidad de uno de los dos de ir al baño con frecuencia  propiciará que la pareja se vea perjudicada en su descanso con despertares.

Existen personas que mientras duermen se mueven mucho y con el movimiento se lleva la ropa de cama dejando a la pareja con el culete al aire como se suele decir…Eso sin entrar ya a valorar que el movimiento resta calidad del sueño del otro.

inconvenientes de dormir juntos
inconvenientes de dormir juntos

Si tienen diferentes horarios para acostarse y levantarse estamos ante otra causa que resta calidad al descanso.

Existen personas con problemas de sonambulismo, terrores nocturnos, que hablan o gritan en sus pesadillas, estos mejor que lo consulten con un especialista para ponerles solución, por el bien de los dos.

No digamos si a uno le gusta dormirse viendo la televisión o escuchando música y el otro necesite silencio para conciliar el sueño, o si uno tiene que tener luz y al otro le molesta.

Y si les gustan colchones diferentes?

Existen diferentes gustos respecto a firmezas y sensaciones. Si se diera este caso, que no sea por culpa del colchón que la pareja tenga de dormir separados, en ColchonVip tenemos colchones a la carta, fabricados con dos partes diferentes, dependiendo del gusto de cada durmiente. Tenemos también la posibilidad de poner dos colchones independientes pero unidos de forma que cada uno disfrute de sus preferencias en el descanso y también de la compañía de la pareja.

 

El asunto –y ahí entra el debate particular de cada caso– es si verse afectado por los inconvenientes del otro miembro de la pareja es algo negativo o forma parte de vivir juntos.

No todo son problemas los que trae el «dormir juntitos«, la próxima entrega de blog hablaremos de los beneficios,  os anticipo que son también numerosos.

Siempre tratamos de recordaros que invertir en descanso es invertir en salud.

 

 

Las Redes Sociales causan trastornos del sueño..???

Trastornos del sueño

redes-sociales
Trastornos del sueño

 

El uso de dispositivos electrónicos, móviles, tablets, ordenadores…. causan trastornos del sueño…..su uso de noche ha aumentado considerablemente. Las Redes Sociales se han instalado en los hábitos de la vida y muchas veces de una forma obsesiva llegando a formar parte de ella

Existe un estudio de sueño realizado recientemente por la Escuela de Medicina de Pitytsburgh y los Institutos Nacionales de Salud en EE.UU que ha dado como resultado que existe una correlación entre el uso que se hacen de las Redes Sociales y los trastornos del sueño. Según los autores de este estudio, las personas que revisan a menudo su Smartphone tienen tres veces más probabilidades de sufrir trastornos de sueño, en comparación con los que lo harían muy poco.

Lo ideal sería no convertir esta actividad en un hábito o estilo de vida, hacer un uso de ellas encontrando un equilibrio justo, no se pueden ignorar puesto que son muchas las cosas buenas que pueden aportarnos, pero es necesario hacer uso de ellas de una forma adecuada para que no influyan negativamente en nuestro sueño y por tanto en nuestra salud.

Es posible que muchos de nosotros estemos actuando de esta forma, incluso que el móvil sea nuestro compañero en las últimas horas del día,  que ya en la cama nos conectemos. Aunque el uso generalizado de los medios sociales impacta en la calidad de sueño, los que se conectan por la noche parecen estar particularmente afectados.

Es importante que se sepa que la luminiscencia de la pantalla de los dispositivos es muy contraproducente para conciliar el sueño y los dispositivos pequeños tienen la luz y el sonido más intenso, estimulan al cerebro y este actúa como si le estuviéramos informando que es de día. Además la exposición a la luz artificial suprime la liberación de la melatonina, la llamada hormona del sueño, esto refuerza el estado de alerta y provoca cambios en nuestro ritmo circadiano, este es el reloj biológico que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas y que coincide con los estados de sueño y vigilia, esto trae consigo tener dificultades para conciliar el sueño alterando sus horarios, se reducirá también la fase REM (sueño profundo), en  definitiva el sueño será de menor calidad y cantidad, estamos ante  trastornos del sueño. 

redes-sociales-4

 

El cuerpo con todo esto se enfrenta al nuevo día con sensación de somnolencia y cansancio, la productividad se verá disminuida y el estado de ánimo afectado negativamente. Es importante que recordemos que el cuerpo necesita de 6 a 8 horas de sueño diariamente.

El dilema sin embargo está ahí. ¿Es el uso de las Redes Sociales lo que afecta directamente al sueño o son los trastornos del sueño los que incitan a hacer uso de los medios de Comunicación Social por la noche?. Puede que ambas cosas tengan su parte de razonamiento lógico, «la dificultad para dormir puede incrementar el uso de Redes Sociales, lo que a su vez puede ocasionar más problemas para conciliar el sueño», así lo explica el doctor Brian A. Primack, uno de los investigadores del estudio.

Estamos ante un círculo vicioso. Sea como fuere, este estudio confirma que tenemos que cambiar ciertos hábitos si queremos mejorar la calidad de nuestro sueño y por tanto la calidad de vida. Y como casi todo hoy en día pasa por las Redes Sociales. Tenemos mucho que aprender sobre sobre el uso adecuado de estas tecnologías para que no interfieran en el sueño.

Lo ideal sería que el dormitorio estuviera diseñado y fuera un lugar exclusivamente para dormir.

 

Estamos ante un nuevo trastorno del sueño: «El insomnio tecnológico».