La Luna Azul

Los fenómenos astronómicos son espectáculos que la naturaleza nos regala. El mes de agosto ha llegado plagado de estos fenómenos. Hace unos días observábamos el carrusel de estrellas fugaces, popularmente conocido como perseidas y lágrimas de San Lorenzo. Este domingo 22 de Agosto de 2021

La Luna Azul será la protagonista de los cielos.

Las vacaciones de verano y los desplazamientos lejos de las grandes ciudades hacia lugares donde la contaminación lumínica es menor, invitan a observar la conocida y popular Luna Azul.

Normalmente los meses tienen solamente una luna llena, pero ocasionalmente se cuela una segunda. Las lunas llenas están separadas por 29 días, mientras que la mayoría de los meses tienen 30 ó 31 días de duración; asique es posible ver dos lunas llenas en mismo mes. Este fenómeno puede darse cada dos años y medio, cuando se observan cuatro lunas llenas en la misma estación del año.

Se denomina Luna Azul a esta coincidencia de dos plenilunios en el mismo mes o cuando una misma estación ve cuatro lunas llenas, según informa la NASA.

Sin embargo, la Luna Azul no es azul realmente. Anteriormente la NASA dio una explicación al respecto concretando que no es que se cambie de color, sino que se ve gris pálido y blanco, aclarando además que el hecho de que coincidan dos lunas llenas en un mismo mes no tiene ninguna influencia en el satélite, lo que quiere decir que no cambian las propiedades de la luna.

Pero la Luna Azul lo que si es especial, porque se trata de una luna “extra” en una estación que normalmente tendría 4 lunas llenas. Supone la oportunidad de contemplar dos lunas llenas en un mes.

Aunque el 100% de superficie iluminada se completará el domingo a las 14:02, la luna se mostrará plena durante todo el fin de semana, desde el viernes por la noche hasta el lunes por la mañana. Por lo que disponemos de tres días para contemplar y admirar este fenómeno que no se repetirá hasta dentro de dos años y medio.

Cualquier punto con buena panorámica de la bóveda celeste es bueno para observar la Luna Azul.

EL SUEÑO EN EL VERANO

El sueño en el verano

Como dice el refranero español, que a mí me gusta y lo considero muy sabio: “Junio lluvioso, será un verano caluroso”. Y eso es lo que se pronostica para este verano y se cumplirá el sinónimo de verano y buen tiempo, también vacaciones, sol y, en definitiva, alegría. La llegada de los meses de calor se relaciona directamente con el buen humor y la felicidad. Sin embargo, las altas temperaturas no van siempre de la mano con un estado de ánimo positivo, sino en ocasiones puede ocurrir todo lo contrario. Según los expertos, los picos de calor que sufrimos en el período estival pueden provocar cambios de humor que afectan a nuestra irritabilidad y generar apatía, cansancio e incluso tristeza. Y es que es muy habitual en verano dar vueltas y vueltas en la cama durante la noche sin poder pegar ojo, y el resto del día sufrir las consecuencias de ello.

Tras ese mal sueño de las noches de verano y la “pesadez” del día se esconden decenas de procesos químicos y biológicos que ocurren en el interior de nuestro cuerpo.

¿Qué nos sucede las noches de verano?

Verano y sueño es el eterno problema. Las altas temperaturas suelen provocar la falta de sueño. Sin embargo los expertos aseguran que la fatiga por sueño se puede evitar teniendo una buena higiene en el sueño. Es indiscutible que las noches calurosas de verano, los malos hábitos que se instalan en el día a día. En verano los horarios se descontrolan. Comemos a distintas horas, alargamos las tardes-noche en las terrazas y tratamos de aplacar el calor con bebidas (alcohol o refrescos con cafeína) que no favorecen nada a un correcto descanso. Todo esto desregula nuestros biorritmos habituales y nos complica el sueño y aumenta los problemas para dormir. Es por ello que se recomienda tener presente las normas de higiene del sueño válidas para cualquier época del año.

El sueño está directamente relacionado con la secreción de una hormona denominada melatonina que se segrega durante la noche. Al haber más horas de luz, la melatonina que producimos disminuye y es más difícil conciliar el sueño. También influye la temperatura: a más temperatura corporal menos producción de melatonina. Cuanto más baja una, más se produce la otra.

Durante los meses de verano, las altas temperaturas son una de las principales causas de insomnio. De hecho la calidad del sueño disminuye a partir de los 26 grados.

¿Cómo funciona la temperatura corporal durante el sueño?

La temperatura corporal depende del ritmo del ciclo de sueño-vigilia, la cual disminuye al dormir por la noche y aumenta durante el día.

Es más probable conciliar el sueño cuando la temperatura corporal disminuye, y es poco probable lograrlo cuando aumenta. Además después de conciliar el sueño, la temperatura corporal disminuye aún más. Sin embargo cuando las temperaturas nocturnas son elevadas, la pérdida de este calor interno se ve dificultada y en consecuencia también lo hace el sueño.

En resumen, si se duerme mal hay que tener en cuenta el ambiente térmico y hacer los cambios necesarios para descansar mejor.

La exposición a temperaturas más elevadas durante la noche puede ser especialmente perjudicial para las personas de elevada edad. Estos suelen despertarse fácilmente, incluso con exposiciones leves al calor y cuentan además con una tolerancia al calor ya reducida.

Está demostrado que las altas temperaturas afectan a múltiples aspectos del sueño, dando lugar a los siguientes padecimientos:

  • Peor duración del sueño
  • Sueño poco profundo
  • Menor tranquilidad para dormir
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Menor satisfacción del sueño.

La Fundación Nacional del sueño sugiere que la temperatura ideal para la habitación oscila entre los 15,5 ºC y los 21 ºC.

Es necesario evitar las temperaturas extremas, ya que esto podría activar los mecanismos de defensa reguladores que lo despiertan por la noche.

En otro artículo de nuestro Blog, os damos unos consejos para ayudaros a bajar la temperatura del dormitorio, la cama y también del durmiente.

Tener presente también que un buen conjunto de descanso con buena ventilación es determinante para encontrar la temperatura perfecta para el descanso.

Siguiendo estas indicaciones podemos conseguir un mejor descanso durante el verano y así mantener nuestro cuerpo saludable

RUTINAS DE SUEÑO DE LAS PERSONAS MAS EXITOSAS

Vamos a comenzar preguntándonos: ¿Qué es el éxito?.

Muchas son las personas que lo asocian al dinero o un buen puesto de trabajo, pero la realidad es que el concepto exacto es algo más sencillo: El éxito es levantarse todos los días con ganas de hacer nuestro trabajo. Obtener lo que libremente se desea, sin otro propósito que el de ser más feliz disfrutando de lo que se obtiene.

Con esta aclaración podemos ya pasar a exponeros una serie de rutinas de sueño que siguen la mayor parte de las personas exitosas.

            Las rutinas nocturnas tienen un impacto en el estado de ánimo mayor que las realizadas en cualquier otro momento del día. Las personas más exitosas son conscientes de ello.

            Las personas más exitosas del mundo se levantan, de media, a las 06:30 de la mañana, pero algunos de los mayores líderes de empresas del mundo superan por mucho esta cifra.

            Lo más importante, no obstante, sigue siendo la calidad del sueño que determina no solo cómo se levanta uno, sino como enfrentará el día. La rutina matutina no significa nada si no se asienta en una buena noche de descanso. Según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño es uno de los pilares centrales de la salud.

            Aunque las necesidades del sueño varían según las edades y se ven aceptadas por el estilo de vida, es importante prestar atención a las propias necesidades individuales y evaluar cómo se siente cada uno con diferentes cantidades de sueño.

La mayor parte de las personas necesitan entre 7 y 9 horas de sueño por las noches, por lo que si la rutina es levantarse temprano será necesario ajustar también un horario para acostarse acorde.

            Crear una rutina de sueño evitando desordenes y cumplirla a rajatabla para lograr un hábito es pues, un punto primordial.

            Según opiniones de expertos, el éxito depende de la salud mental, y ésta a su vez depende en gran medida del buen descanso.

            Por tanto, las rutinas del sueño son clave al igual que lo último que hacen las personas más exitosas antes de dormir. La rutina nocturna, es eso que se hace durante las dos últimas horas antes de acostarse.

            Las personas más exitosas siguen una serie de rutinas nocturnas, las más habituales son las siguientes:

  • Meditar: Entre sus beneficios está el calmar la mente y ahuyentar la ansiedad y preocupaciones. Alrededor de 10 minutos sería suficiente.
  • Reflexionar sobre el día: Pensar unos minutos sobre lo quehaceres realizados, los que han concluido bien, considerados como logros, ayuda a mantener la motivación y la autoestima.
  • Objetivos para mañana: Organizar el día siguiente estableciendo prioridades y objetivos a conseguir.
  • Establecer límites: Saber establecer límite entre trabajo y vida personal es muy importante. Es necesario pasar tiempo de calidad con la familia y amigos. Esta es una práctica común entre las personas más exitosas. Saber desconectar es imprescindible.
  • Acostarse pensando en algo positivo: Sin importar cómo haya sido el día, las personas exitosas generalmente tratan de evitar ese espiral pesimista del diálogo interno negativo al que es fácil sucumbir porque saben que generará más estrés.

Reflexionar sobre momentos positivos del día y celebrar los éxitos, incluso si fueron pocos.

  • Leer: Expertos coinciden en que la lectura, es lo último que hacen las personas más exitosas antes de dormir.

Michael Ken, orador de negocios internacionales dice que conoce a varios líderes comerciales que se reservan tiempo justo antes de dormir para leer, incluso lo programan como una “actividad no negociable” en sus agendas.

  • Planificar el sueño: Lo ideal sería acostarse a la misma hora todas las noches. Establecer una rutina de sueño y seguirla, es una de las claves más importantes para una buena salud y un buen rendimiento diario.

Una hora regular también para levantarse de la cama cada día, regulariza las horas de consolidación del sueño por la noche y ayuda a establecer el “reloj biológico”.

            Además de todo esto, la cama debe ser cómoda y el colchón tener en perfecto estado las cualidades esenciales para un buen descanso.

            Una vez más quedamos convencidos de la importancia de dormir bien para trabajar productivamente al día siguiente.

Como el dormir en un colchón viejo afecta a la salud

El descanso es parte primordial de la vida porque a través de él reponemos energías y se llevan a cabo muchas actividades, que regulan y restauran el cuerpo diariamente.

Muchas personas ignoran las consecuencias de dormir en un colchón viejo. Tanto médicos como asociaciones y profesionales del descanso coinciden en que no dormir bien ni dormir las horas necesarias por la noche ocasiona perjuicios para la salud, haciendo a las personas más propensas a desarrollar enfermedades. 

A lo largo de nuestra vida, pasamos un tercio de ella durmiendo, es por ello que debemos cuidar la calidad de nuestro descanso. El colchón es el componente fundamental para conseguir un descanso correcto. Sin embargo, muchas personas pasan por alto su importancia y siguen usando un colchón viejo, que no proporciona el soporte y comodidad adecuada.

El colchón como todas las cosas también tiene una vida útil. Con el paso de los años el colchón pierde resistencia y comodidad. Asocama recomienda cambiarlo cada 8 ó 10 años. Este periodo muchas veces se ve acortado dependiendo de la calidad del colchón.

Vamos a deciros una serie de problemas de salud ligados muchas veces a dormir en un colchón viejo.

  • Molestias y dolores: Cuando un colchón pierde el confort y la amortiguación se adoptan posturas incorrectas que afectan directamente a los músculos, sufren los ligamentos, tendones, articulaciones y la columna vertebral, dando lugar a molestias y dolores de cuello y espalda.
  • Alergias: El colchón es un nido de ácaros y bacterias que pueden provocar alergias y crisis de asma. Es necesario seguir las necesarias normas de limpieza y mantenimiento para disminuir este riesgo. En un colchón pueden habitar gran número de ácaros, hasta dos millones, estos se alimentan de restos de descamación humana, de cabello y uñas. Concretamente se alimentan de 50 millones de escamas cutáneas que eliminamos mientras dormimos. En efecto 0,25gr. de escama puede alimentar a varios millones de ácaros durante 3 meses. Y además estos se reproducen a una velocidad vertiginosa. A lo largo de la vida útil del colchón, aun realizando un buen mantenimiento se acumulan abundantes ácaros y bacterias. Es por ello que es un motivo para no alargar la vida del colchón más de lo aconsejado.
  • Afecciones de corazón: Los ataques al corazón y los accidentes vasculares suelen darse a primeras horas de la mañana. Esto puede ser porque el sueño ha interactuado con los vasos sanguíneos. El no dormir bien incrementa estos efectos.
  • Estrés y problemas de memoria: El no dormir bien resta bienestar, el cuerpo entra en un estado de estrés para protegerse de los agentes externos, es decir, el organismo está en alerta máxima. Esto hace que la presión arterial sea alta y que los ataques cardíacos sean más propensos.
  • Insomnio: Si dormimos sobre un colchón viejo y desgastado vamos a dar más vueltas en la cama buscando una posición más confortable. Como consecuencia los patrones del sueño se verán alterados y cuando nos levantemos de la cama al día siguiente nuestro cuerpo estará fatigado y como consecuencia sentiremos cansancio. Si esto se repite noche tras noche se llegará a sufrir todos los problemas asociados al insomnio. Este puede provocar mayores problemas en la salud ya que puede afectar directamente el sistema inmune y bajar las defensas.

Como veis conviene revisar vuestro colchón y aseguraros que está en unas buenas condiciones, no debemos renunciar a un buen descanso, la salud nos va en ello. Y hacer lo que esté a nuestro alcance para conservar la de nuestros hijos es un acto de amor.

Salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad” (OMS)

IRNOS A LA CAMA JUNTOS NOS HACE MAS FELICES

Es conveniente recordar que el amor no nace o aparece, se construye a diario, esforzándonos por cuidar día a día la salud de la relación.

El trabajo, la rutina, el estrés, los quehaceres familiares….etc. todo esto disminuye muchas veces la calidad de la convivencia y los momentos que compartimos con la pareja.

La falta de cercanía, comunicación, roces, insatisfacciones, merman ese componente emocional tan importante para que una relación sea placentera y duradera.

Cada miembro debe poner de su parte para contribuir al bien común y compartir buenos momentos juntos es una forma de conseguirlo. Irnos a la cama juntos es uno de esos momentos.

Hay un momento que pasa desapercibido muchas veces a pesar de repetirse diariamente en los hogares. No referimos al ”momento de irnos a la cama juntos”.

Existen parejas que se van a la cama a la misma hora de forma incondicional y otras en las que uno de ellos quiere quedarse a solas un tiempo, bien sea para relajarse, dedicarse un tiempo a sí mismo, o disfrutar un periodo de tiempo en tranquilidad.

Muchos matrimonios no se plantean el «irnos a la cama juntos» no se acuestan al mismo tiempo. Algunas personas son noctámbulas y prosperan por la noche y existen las que son alondras matutinas, más enérgicas a primera hora. Esas preferencias son las que más determinan los patrones del sueño compartido, también conocidos como modelos diádicos. La sincronización puede tener un impacto significativo en la relación. Se debe valorar como afecta y discutir formas para abordar cualquier problema que pueda surgir si se da este acontecimiento.

En una encuesta realizada por el diario “The Telegraph” ha detectado que los tres años de convivencia es el punto más crítico, puesto que es el momento en el que empiezan a acomodarse, a darse por hecho muchas cosas. La chispa inicial dejaba paso a menos sexo, menos “Te Quiero”, menos arrumacos en el sofá y más acostarse a horas diferentes.

El profesor Jeffrey Larson ha detectado, tal como recoge “Psychology Today”, que las parejas cuyos hábitos de sueño no coinciden tienen más conflictos, conversan menos, comparten menos actividades y practican menos sexo. En cambio, son numerosas las virtudes de irnos a la cama juntos, a la misma hora que nuestra pareja.

Otro estudio realizado por los profesores  Brant Hasler y Wendy M. Troxel ha detectado que existe una dependencia entre el sueño y el funcionamiento de una relación en aquellos casos en los que se comparte el espacio para dormir. Esto significa que el comportamiento nocturno de una pareja afecta en sus conflictos, en su estado anímico y en su relación durante el resto del día. El irnos a la cama juntos propiciara que todo vaya mejor.