Dolor de espalda y el colchón

¿Dolor de espalda al levantarte?
¿Dolor de espalda al levantarte?

Son muchas las personas que se dirigen a nosotros buscando un nuevo colchón aquejándose de levantarse con molestias, dolor de espalda y sensación de cansancio, y es que el dolor de espalda afecta aproximadamente al 80% de la población en algún momento de su vida.

Las personas necesitamos un descanso reparador para que nuestra salud no se resienta, tenemos que optimizar la salud de la espalda, y el colchón juega un papel primordial para conseguirlo. Cuando el colchón no es el apropiado o está en malas condiciones la espalda es la primera en sufrir sus consecuencias.

Existen determinados hábitos sociales y personales que propician el dolor de espalda. Debemos prestar atención a la postura que adoptemos al dormir. Es importante cuidar la espalda haciendo ejercicio y manteniendo una adecuada higiene postural tanto en el ámbito doméstico, laboral o deportivo. También tenemos que cuidar al detalle el Sistema de Descanso en el cual vamos a pasar 1/3 de nuestra vida.

No existe un colchón ideal para todas las personas con las mismas dolencias de espalda. Hay un factor subjetivo indudablemente  en cuanto a su elección, bien sea por gustos personales o comodidad. Sí existen unas pautas generales que ayudan a elegir el colchón más adecuado para cada uno.

Existe todavía la creencia tradicional que el colchón tiene que ser duro. Sin embargo esta teoría ha cambiado y estudios al respecto nos revelan que un colchón debe ser firme y a la vez adaptable. El colchón adecuado para el dolor de espalda es de firmeza media .

Una firmeza  muy alta no es aconsejable, la presión que ejercería a los músculos provocaría distensiones musculares y  mala circulación de la sangre. La curvatura de la columna estaría sufriendo toda la noche al no adaptarse a ella el colchón sobre el que descansa. Tampoco demasiado blando es recomendable, en este caso la espalda no tendría suficiente soporte, tendería a hundirse y no adoptaría su forma natural generando lesiones.

El colchón de firmeza media es el recomendable
El colchón de firmeza media es el recomendable

El colchón debe ser lo suficientemente firme para que nos soporte el peso, aportando firmeza en las zonas más pesadas como cadera y hombros y cediendo un poco en las más ligeras. También lo suficientemente adaptable  para que se acomode a las curvaturas de nuestra espalda y respete su posición natural. Es sumamente importante que el colchón se adapte al cuerpo no a la inversa.

Una firmeza media, es lo que  aconsejan los profesionales que estudian las dolencias de espalda para un buen descanso. Múltiples estudios realizados sobre el dolor de espalda han sacado como conclusión que los pacientes que duermen en un colchón en malas condiciones son más propensos a sufrir este tipo de dolencias.

En un colchón en buenas condiciones los músculos se relajan más fácilmente y en la última etapa del sueño cuando este es más débil, nos despertamos menos, consiguiendo un sueño más reparador.

En ColchónVip nos preocupamos por dar soluciones saludables a cada persona que padece dolencias de este tipo. El colchón no va a ser la panacea de algunas dolencias de espalda, ni va a garantizarnos el sueño pero si puede ayudar considerablemente.

En ColchonVip disponemos de una gama de colchones con una innovadora tecnología que ha sido elegida “Producto del año 2.016” en descanso.

Los colchones con esta tecnología disponen de un amortiguador interno muy estudiado que recoge con suavidad la presión del cuerpo del durmiente de manera proporcional al peso de cada persona y cada zona del cuerpo. El diseño de este amortiguador interno garantiza una máxima adaptabilidad a la ergonomía del durmiente facilitando un sueño reparador.

Amortiguador interno, premiado "producto del año 2016" en descanso
Amortiguador interno, premiado «producto del año 2016» en descanso

Este amortiguador está diseñado para lograr una relajación integral de los músculos de la espalda y la recuperación de los discos intervertebrales.

No es la solución a todas las dolencias de espalda pero esta tecnología suma ventajas y resta inconvenientes.

Curiosidades sobre la cama

Una cama King Size y descansa a pierna suelta
Una cama King Size y descansa a pierna suelta

Que la cama no te quite el sueño

Si cada uno expresáramos nuestra opinión sobre donde dormimos mejor, sin duda se repetiría infinidad de veces la misma contestación, y es que como en nuestra cama no dormimos en ningún lado.

Y dependiendo en qué país extrañaremos más ese objeto de deseo tan añorado en las noches …nuestro colchón.

Según el país los nombres y tamaños de los colchones  son diferentes. No se sabe lo cultural que es una cama hasta que viajas a otros países.

Si en Reino Unido preguntamos por el tamaño de un colchón la respuesta es en yardas o pulgadas, en España sabemos que es en Cm.

La cama de 180 x 200 cm. es cada vez más demandada en España
La cama de 180 x 200 cm. es cada vez más demandada en España

Los nombres que se refieren a los distintos tamaños también difiere de los nuestros, oiremos decir “Single”, “Twin”, “Double Bed” “Queen” “King”, King Size”, “Súper-King Size bed, ¿Que significan estos términos?

La Single también se conoce como Twin y equivale a la medida española de 99×190 cm. La llamamos cama de una plaza o individual.

Double Bed serían dos camas individuales unidas, también llamadas gemelas, cada colchón sería de 1Mtr.x 1,88 de largo.

Queen, una cama queen  es de  1,52 x 2,03 Mts. Es la medida más popular.

King Size. La cama King Size tiene un tamaño de 1,95 x 2,00 Mts. Se trata del mayor colchón estándar vendido en EE.UU y Canadá.

La cama  alemana tienen peculiaridades muy distintivas, es el país donde más extrañaremos nuestra almohada, los alemanes duermen sobre almohadas individuales y son cuadradas, la medida más común es la de 80 x 80 y no visten sus camas con sábanas manta, colcha o edredón. La sábana bajera ira sobre el colchón y para arroparse el Nórdico, pieza que se está extendiendo mucho también su uso en nuestro país.  En casos de cama de matrimonio o doble se utilizan dos nórdicos con fundas nórdicas individuales, uno para cada durmiente, como las almohadas.

En Austria, Suiza, Alemania y Grecia existe un tipo de cama doble llamada “cama francesa”. Esto puede interpretarse como una demostración más del típico romanticismo galo, ya que estas camas  suelen ser más pequeñas que las dobles normales.

Los hoteles británicos, noruegos, suecos e irlandeses ofrecen las camas individuales más estrechas del mundo con un ancho tan sólo de 75cm.

Al contrario  si viajamos a Australia y Nueva Zelanda encontraremos las camas individuales más grandes, de 107 cm. De ancho y 204 cm. de largo.

Sin embargo las medidas más grandes en  camas las encontramos en Estados Unidos, la Grand King Bed  mide 250cm. (Información Kayak)

La cama más grande del mundo mide cinco metros y medio de ancho  por tres y medio de largo, caben 68 personas y se exhibe en el museo Victoria y Alberto, en Londres.

En Alemania o Suiza si queremos pasar una noche  en un hotel descansando en una cama doble tenemos que saber que para esos países una cama doble es dos colchones individuales colocados juntos.

Asia es, seguramente el país más peculiar del mundo, adaptado a cánones del mundo occidental pero siempre conservando costumbres que nos atraen a extranjeros y turistas. En el dormir no puede ser menos y tiene sus peculiaridades,  Japón el país del sol naciente tiene entre sus muchas costumbres dormir en el suelo, en esteras, tatamis, futones.

El futón, típico colchón japones
El futón, típico colchón japones

Como vemos echarse en los brazos de Morfeo, irse a la piltra, echar una cabezada, planchar la oreja, echarse a la bartola, echarse la siesta, sobar, dormir la mona, irse al sobre, babear la almohada….tiene sus peculiaridades dependiendo en el país que estemos. La diversidad es buena para enriquecernos como personas y como sociedad y como dice el refrán…donde fueres haz lo que vieres, si vamos a Japón y nuestro hotel tiene el típico tatami o futón, sin duda será una de las cosas curiosas que nos ofrece este país,  el  viaje se verá enriquecido con esa nueva experiencia,  no lo rechacemos de antemano y tratemos de adaptarnos a su cultura,  será tema de numerosas conversaciones en el futuro.

Para los que estén planeando su viaje de vacaciones estas curiosidades seguramente les sirvan de utilidad.

También deciros que en ColchónVip podéis encontrar desde el colchón más pequeño hasta una cómoda y confortable cama  King Size.

¿Por qué dormir en un lugar nuevo resulta difícil?

 

Dormimos con un ojo abierto en cama extraña
Dormimos con un ojo abierto en cama extraña

Dormir en un lugar nuevo nos resulta difícil, de todos es sabido

Posiblemente nos haya pasado a todos, dormir en un lugar nuevo, que no es nuestra casa, bien sea hotel, la casa de un familiar, amigo…etc… y nos cuesta trabajo conciliar el sueño y  dormimos mal. El resultado es que nos despertamos más cansados que cuando nos acostamos.

Es muy popular el dicho de que extrañamos la cama y el culpable principalmente es nuestro cerebro y tiene una explicación científica. Una parte de nuestro cerebro, ha sido demostrado, que no descansa al dormir en un lugar nuevo, uno de los hemisferios, el izquierdo se mantiene más despierto, está alerta por si algo malo ocurriera y reacciona inmediatamente a sonidos agudos haciendo que la persona se despierte con facilidad.

La ciencia ha constatado que cuando dormimos fuera de casa, sobre todo la primera noche, sufrimos el denominado “efecto primera noche” o como vulgarmente lo llamamos “dormir con un ojo abierto” que impide que durmamos con la tranquilidad habitual.

Al dormir en un lugar que no es nuestra cama nos despertamos con sensación de no haber descansado
Al dormir en un lugar que no es nuestra cama nos despertamos con sensación de no haber descansado

Nos ocurre algo parecido a los delfines, que debido a que deben emerger para respirar, incluso durante el sueño, duermen  desconectando alternativamente cada lado del cerebro, primero duerme el hemisferio derecho y vigila el izquierdo y después a la inversa. Así ha llegado a estar activo un delfín 15 días, sin mostrar deterioro intelectual a pesar de no dormirse del todo en ningún momento. En el cerebro humano, medio cerebro permanece alerta cuando dormimos en un lugar nuevo.

También es cierto que se ha demostrado en el mismo estudio llevado a cabo por la universidad de Brown que el patrón del sueño se ve alterado sobre todo la primera noche, siendo restaurado en las siguientes.

Este efecto podría paliarse si se durmiera en la misma almohada. Todos sabemos por qué  nos ha pasado alguna vez que cuando dormimos fuera extrañamos nuestro colchón, pero sobre todo nuestra almohada, el soporte cálido de nuestra cabeza se convierte en algo muy personal, de hecho existen personas que viajan siempre con su almohada y en algunos hoteles ofrecen ya una variada carta de ellas.

Este objeto tan personal puede aliviar el estado de alerta de esa parte de nuestro cerebro que está consciente toda la noche de que estamos en un lugar nuevo y mantiene vigilancia nocturna como una respuesta de supervivencia.

Por otra parte, intentar recrear el sitio habitual de descanso también podría ayudar: temperatura, silencio, algún objeto familiar de nuestro dormitorio como un portarretratos, un aroma…etc… Cuanto más se semeje el entorno de descanso al hogar habrá mejor calidad de sueño ya que esto podría engañar un poco al cerebro y encontrarse más como en su casa.

También es posible que las personas que tienen que dormir en lugares nuevos a menudo pueden no sufrir necesariamente esta  falta de sueño. Los cerebros humanos son muy flexibles y pueden llegar a adaptarse a estas variaciones.

Esta capacidad del hemisferio izquierdo para permanecer alerta parece una estrategia evolutiva: hubo un tiempo en que dormir por completo en un entorno desconocido podía suponer graves peligros. Amenazas que no se dan en un hotel  u otra casa.

Es un descubrimiento más de la ciencia que demuestra que el sueño no es un proceso pasivo, que mientras dormimos nuestro cuerpo realiza diferentes funciones, entre ellas la de “vigilante nocturno”.

Ya sabemos por qué nos cuesta dormir cuando estamos en un lugar nuevo del que nuestro cerebro no tiene registro alguno. Tendremos que agradecer a nuestro cerebro que esté vigilante mientras descansamos.

Las mujeres necesitan dormir más que los hombres

Las mujeres necesitan dormir más que los hombres
Las mujeres necesitan dormir más que los hombres

Las mujeres necesitan dormir más que los hombres, la ciencia lo dice. Dormir es fundamental para la salud, sobre esto no existen dudas, El tiempo recomendado de sueño para los adultos está entre 7 y 9 horas, según la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos.

¿Cuánto tiempo extra de sueño necesitan las mujeres ?

La ciencia nos ha revelado que las mujeres necesitan dormir más tiempo que los hombres. Un reciente  estudio del Centro de Investigación del sueño de la Universidad Loughborough en Inglaterra, dice que el sueño femenino requiere al menos 20 minutos más por noche que el de los hombres para recuperarse del cansancio diario y este no es el único estudio que llega a esta conclusión.

¿Por qué las mujeres necesitan dormir más?

El cerebro de las mujeres funciona de forma más compleja, tienden a llevar a cabo más tareas a la vez (John Lund / Getty, para La Vanguardia)
El cerebro de las mujeres funciona de forma más compleja, tienden a llevar a cabo más tareas a la vez (John Lund / Getty, para La Vanguardia)

La respuesta no está en que sean el mal llamado sexo débil, es algo muy diferente y más complicado. La clave está en el cerebro. Las mujeres son muy diferentes a los hombres, sus cerebros funcionan de forma distinta. El cerebro de las mujeres funciona de forma más compleja, se conecta de  manera diferente, ya que tiene más ramificaciones que son capaces de funcionar a la vez y tiene un mayor poder de concentración, de ahí que la mujer tienda a hacer distintas tareas al mismo tiempo, por lo que usan más partes del cerebro que los hombres, esto explica que las  mujeres necesitan dormir más, necesiten más tiempo para recuperarse del cansancio.

Según la Fundación Nacional del Sueño de estados Unidos, la calidad del sueño de las mujeres suele  menor que el de los hombres, es más ligero y más fácil de perturbar, experimentan más dificultad para conciliar el sueño y también para volver a dormirse, con lo cual es también un razonamiento para que las mujeres necesiten dormir más, necesiten más horas de descanso que el hombre.

La falta de descanso y horas de sueño, afecta mucho más la salud de las mujeres que la de los hombres.

Las mujeres que no duermen lo suficiente son más propensas a los efectos negativos de ello como puede ser la depresión, angustia…etc. Los hombres al contrario, la carencia de sueño no les provoca esos sentimientos, ellos duermen  por lo general.

Una posible excepción son los hombres que su jornada laboral les exige una toma de decisiones importantes a lo largo del día, su cerebro está rindiendo más y necesitará un mayor descanso que el promedio de 7-9 horas, aunque ni con este tipo de actividad supera las (8-9) horas que debe dormir una mujer.

El citado estudio asegura también que cuanto más use el cerebro una persona durante el día, más horas de sueño necesitará para recuperarse, de ahí que las mujeres necesitan dormir más.

No es, según esta investigación, el aspecto físico del esfuerzo diario el que condiciona las horas de sueño que necesitamos tanto como el psíquico o mental.

Es recomendable seguir los hábitos saludables para la conciliación  y calidad del sueño y darle la importancia que merece a los elementos de Descanso: Colchón, base y almohada.

Recordamos que en ColchonVip pueden encontrar asesores de descanso que le ayudarán a elegir el colchón más adecuado para cada persona.

Indudablemente, en ColchonVip pensamos que la venta de estos elementos tan directamente relacionados con la salud  tiene que estar en manos de profesionales del descanso, que no se dediquen  a la venta simplemente del colchón, que su interés en el bienestar del durmiente prime sobre todo lo demás. En ColchonVip le demostramos que nos preocupamos de ello.

Prohibidos comer para dormir mejor

 Prohibidos comer para dormir mejor

Los helados debemos evitarlos antes de ir a dormir
Los helados debemos evitarlos antes de ir a dormir

 Para conseguir dormir mejor la alimentación juega un importante papel. La comida se asocia directamente con la serotonina, hormona clave que, junto a la vitamina B6, B12 y el ácido fólico ayudan a tener un sueño reparador.

Existen ciertos alimentos que aunque el organismo los vea atractivos, lo correcto es prescindir de ellos a la hora de irnos a la cama  por su poder de dificultar el dormir mejor e interferir en un sueño saludable y un buen descanso.

Nuestros patrones de sueño se ven afectados por lo que comemos antes de irnos a la cama. Para favorecer dormir mejor debemos evitar los siguientes alimentos:

Helados: Se ha descubierto que el ingerir mucho azúcar provoca pesadillas. Contienen mucha grasa que se digiere muy lentamente. No es saludable este alimento antes de dormir.

Chocolates, café, te, refrescos de cola: por su contenido en cafeína dificultan dormir mejor, incluso se utilizan estos para el efecto contrario, mantenernos despiertos.

Apio: sus propiedades diuréticas pueden propiciar la necesidad de ir al baño interrumpiendo el sueño. Por lo mismo debemos evitar también la sandía.

La pasta: Los carbohidratos que contienen en gran dosis, se convierten en grasa. Además poseen un alto índice glucémico que aumenta los niveles de azúcar dificultando dormir mejor.

La pizza: es un alimento que por el contenido de sus ingredientes ralentiza la digestión y puede robarnos sueño.

Queso: Es un alimento con demasiada concentración de calorías para consumir en la noche.

Cereales industriales: Contienen azúcares refinados y carbohidratos que alteran los niveles de azúcar en sangre y afectan el sueño. Cuando deseemos cenar cereales es prudente evitar las variedades que contengan azúcares añadidos y optar por los cereales integrales con carbohidratos complejos, de esta forma dormir mejor será más sencillo.

Dulces y golosinas: Sus altos niveles de azúcar generan energía que acelera el organismo e influyen en la mala calidad del sueño.

Ajos y comida picante o muy especiada : Cuesta digerirlos y estimulan los sentidos provocando desarreglos en el sueño.

Carnes rojas: Las abundantes proteínas que contienen hacen de ellas un alimento difícil de digerir  y por consiguiente provocando un mal descanso.

Alimentos grasos: Cómo hamburguesas, fritos, embutidos…hacen muy lenta la digestión pudiendo provocar malestar que puede dificultar el sueño.

Algunas verduras: Como el Brócoli y la coliflor, estas verduras contienen triptófano, un aminoácido presente en las proteínas, que regula el sueño y que juega un papel importante en la producción de serotonina, la hormona del sueño y del bienestar pero también tienen un porcentaje alto de fibra que hace que sea difícil digerir mientras dormimos. Otros alimentos ricos en fibra también son el repollo, calabaza, salvado, legumbres, vegetales de hojas verdes como la lechuga.

Alimentos que dificultan dormir bien
Alimentos que dificultan dormir mejor

El agua: ¿Cómo puede ser malo beber agua antes de irnos a la cama?

No es que sea malo, pero provocará el despertarnos con la necesidad de ir al baño y el sueño vera disminuida su calidad.

Frutas ácidas: Cómo la naranja, frambuesa o tomates crudos nos pueden provocar acidez, inconveniente que afecta a conseguir dormir mejor.

Alcohol: Interfiere en un sueño reparador, excederse con el alcohol hará que tengamos un sueño interrumpido. Es cierto que las bebidas alcohólicas nos adormecen y puede que a algunas personas les provoquen un sueño rápido. Sin embargo, lo cierto es que el consumo de alcohol reduce la duración de la conocida fase REM, que es la fase del sueño en la cual el cuerpo se recupera y prepara para el nuevo día.

Añadiremos también que no comer nada en la hora de la cena no es en absoluto aconsejable y es un gran error. Es malo para la salud.

Comer mucho tampoco es nada bueno, al acostarnos se reducen las funciones vitales y la digestión es más lenta.

Es aconsejable también hacer la cena 2 o 3 horas antes de irnos a la cama.

Todo esto nos ayudará a conciliar mejor el sueño y que este sea más reparador en el transcurso de la noche.

El dicho popular  “desayunar cómo un príncipe, comer como un rey y cenar cómo un pobre” es muy sabio.