¿Cuando cambiar el colchón?

Blog-cuando-cambiar-el-colchon

Cambiar el colchón está demostrado que incide en una mejora de calidad del sueño. Tener un colchón, una base o una almohada inadecuada o en mal estado puede hacer que el descanso no sea el adecuado y la postura que adoptemos no sea la correcta. Un buen descanso influye en nuestro estado físico y psicológico.

Cambiar el colchón no es un tema que debamos dejar olvidado, a los españoles todavía nos cuesta asimilar que es un elemento que incide directamente en nuestra salud, que el colchón tiene una edad de jubilación y que es necesario que lo revisemos y que escuchemos a nuestro cuerpo cuando nos esté dando señales de aviso.

Por ello queremos contribuir a concienciaros de la importancia de estos tres elementos para nuestro bienestar y salud.

Los colchones tienen una vida limitada y es aconsejable cambiarlos cada cierto tiempo, desde la Asociación española de la Cama (ASOCAMA) aconsejan no más de 10 años y en numerosos casos es necesario antes.

Vamos a dar unos consejos para que sepáis si necesitáis cambiar el colchón.

– Si tiene más de 8 años, dependiendo de la gama y el uso recibido puede variar hasta 10 años. No todos duran igual. Aunque parezca que está en buen estado el exterior, sus componentes internos van deteriorándose, perdiendo consistencia y grosor y ofreciendo un soporte no adecuado para un saludable descanso.

– Puede bastar a veces con observarlo para ver señales de mal estado que nos indican que es necesario sustituirlo. La superficie tiene que ser uniforme, si tiene caída o se hunde en alguna parte el colchón está desgastado.

– Tumbarse en el colchón y moverse para distintas partes, si notas ruidos, roces de muelles o diferentes soportes o hundimientos en alguna parte. desplazamiento cuando se duerme acompañado hacia el centro.

– Si te levantas cansado habitualmente, sin energía, con dolores de cuello o espalda o si das muchas vueltas y no encuentras postura cómoda, ese colchón no te ofrece el confort que tu cuerpo necesita.

– A veces un cambio de vida, aumento de peso, dormir acompañado, ciertas enfermedades o embarazo también es motivo para analizar el colchón en el que dormíamos anteriormente a estos cambios y si es el adecuado para los nuevos hábitos y morfologías del durmiente o durmientes. Puede que en la nueva situación el colchón no ofrezca el apoyo y confort adecuado. Es buen momento para cambiar el colchón.

La higiene es un punto primordial, algunos colchones a simple vista nos dan imagen ya de mal estado pero en otros casos que han recibido un adecuado uso y han sido protegidos correctamente pueden darnos una imagen de tapicería impoluta, pero está comprobado que el colchón está sometido a mucha transpiración de los cuerpos y numerosas células muertas de nuestra piel llegan a sus acolchados, polvo, humedades etc. todo esto va creando un nido de bacterias y ácaros con el paso del tiempo, haciendo del colchón un estado higiénico poco saludable.

 

Los colchones que no son confortables tienen impacto en nuestro sueño

Con lo dicho ya sabéis cuando es saludablemente recomendable cambiar el colchón.

Además ¿Sabéis que está demostrado que el 87% de las personas que compran un colchón nuevo está satisfecha con el impacto en la calidad de su sueño?

Queremos ayudaros a tener:

¡¡¡Felices Sueños!!!

 

Guía para comprar colchón

blog-guia-para-comprar-colchonCuando hemos tomado la decisión de comprar colchón nos asaltan dudas y preguntas a las que no encontramos respuesta. Queremos comprar un buen colchón…..!!! pero las ofertas en el mercado son muchas y los distintos materiales con nombres que desconocemos nos hacen sentir que estamos perdidos en este mundo.

Es una decisión muy importante, posiblemente llevamos días levantándonos doloridos y con malestar en determinadas partes del cuerpo, nos levantamos cansados y notamos que el descanso no ha sido reparador. Estas circunstancias son un buen razonamiento para llegar a la conclusión que nuestro colchón está influyendo negativamente en nuestra salud. Está demostrado que dormir en un buen colchón  aumenta la calidad de vida.

No existe el colchón perfecto, ni el mejor de forma común para todas las personas. Hay que tener en cuenta una serie de pautas que nos ayudaran en la elección del colchón adecuado para nuestro cuerpo. Las personas tenemos diferentes gustos y peculiaridades morfológicas que determinaran la elección de este elemento tan decisivo en nuestro bienestar durante los próximos años.

 

El peso es un factor que determinará la firmeza y flexibilidad que nuestro cuerpo necesita. Para cuerpos voluminosos siempre es aconsejable firmezas altas. El índice de masa corporal (IMC) marcará si necesitamos un colchón firme o más flexible.

Si somos calurosos al dormir, lo tendremos que tener en cuenta, existen en el mercado materiales que dispersan mejor el calor y dan la sensación de frescor al contacto con la superficie. Los colchones de muelles son los que mejor  ventilación ofrecen aunque también existen otros materiales con estructuras muy abiertas como  El Bultex, que airean muy bien permitiendo la renovación del aire de su interior con mucha facilidad.

La postura que habitualmente adoptamos para dormir va a contribuir también a la elección del grado de firmeza del colchón, si la mayor parte de la noche dormimos de lado, la firmeza tiene que ser más suave.

Si dormimos acompañados lo aconsejable es irse a medidas grandes, donde la amplitud de la superficie de descanso nos permita movernos con facilidad sin interrumpir el sueño de la pareja.

El largo aconsejable es unos 10cm más que lo que mides tú o tu pareja (el más alto de los dos).

-Los precios del colchón dependerán del tamaño, la calidad, la construcción y durabilidad. Recordar que un buen colchón mantendrá durante más tiempo sus propiedades iniciales.

 

Si tiene dudas en la elección de su colchón después de leer este artículo, póngase en contacto con nuestros asesores de descanso que le atenderán de forma ininterrumpida  desde  09:30 a 20:00

 

En los teléfonos: 987 526 749  y  677 840 127 , también contestaremos sus dudas por  WhatsApp

 

Buena elección….!!!

 

 

 

El tamaño si importa..!!!!

blog-suprem-con-chica-durmiendo-022

Estamos en una sociedad en que en la actualidad el tamaño de las cosas cobra gran relevancia. En algunos objetos se desea reducir al mínimo su tamaño cómo ocurre con los móviles, parecido con los coches, sin embargo con otras cosas ocurre al contrario cómo por ejemplo el televisor que se compran pantallas cada vez más grandes..

 

Pero… ¿Qué pasa con nuestra cama, han cambiado también los hábitos en cuanto al tamaño? .

Cuando nacemos dormimos en una cuna, en esta las medidas también han cambiado en cuanto a gustos. Antes la más usual era de 60 x 120 cm., en la actualidad son más normales las medidas de 70 x 140 y 80 x 130 cm. A medida que avanzamos en la edad se va cambiando el tamaño del colchón y un niño o adolescente pasa a dormir en una cama de 90 – 100 – 105 cm. de ancho por 190 y 200 cm. de largo, el ancho de 80 ha quedado en desuso. No hace tanto el largo de esta cama era de 180 cm. medida que en la actualidad ha quedado desfasada.

Cuando pasamos a poner una cama para pareja la medida más usual hasta hace unos años era de 135 x 182, esta medida se está quedando relegada por otras más amplias ya que queda un espacio para cada persona de 75cm. menos de lo que ponemos para un niño o adolescente. Si se vive en pareja lo natural es dormir también juntos, aunque hay casos que optan por camas separadas.

Es evidente que si se opta por una cama doble no debería ser de menos de 150 de ancho (75cm. para cada durmiente) y el largo 10 cm. más que la estatura de los usuarios.

Las camas de 180 cm. de ancho por 190 cm. ó 200 cm. de largo están teniendo cada vez más aceptación, siguiéndoles las de 2 metros de ancho por 2 metros de largo..

En 2012 se realizó una investigación en la unidad del sueño del Hospital Hôtel-Dieu de Paris bajo la dirección del doctor Damien Léger. En ella se llegó a la conclusión de que “es cierto que el tamaño del colchón influye en el sueño”. Lo recomendable es un colchón ancho o dos colchones individuales.

 

 

 

 

Efectos saludables del café

cafe-colores-1

 

Tomar café puede llegar a ser un placer más que un hábito. Su rico sabor entre amargo y ácido, su color, la intensidad y delicadeza de su aroma, su cuerpo que tiene que ver con la densidad al contacto con nuestra lengua y paladar. Cuando percibamos estos cuatro sentidos ya estamos preparados para escucharlo, sin duda el disfrute de un buen café nos dirá cosas.

Su consumo de forma moderada puede ser beneficioso para la salud:

– El mayor de los beneficios son los antioxidantes que contiene el grano, sustancias denominadas polifenoles (su mayor propiedad es que retrasan el envejecimiento..)

– Se asocia a un menor riesgo de enfermedades de tipo Neurogenerativo como Parkinson o Alzeimer

– Efectos estimulantes asociados a la cafeína

– Aumento de potencia muscular gracias a su efecto ergogénico

– Su consumo de forma habitual disminuye hasta un 60% la posibilidad de padecer demencia en la vejez

– Se ha demostrado que beber tres o cuatro tazas de café al día ayuda a disminuir hasta un 25% el riesgo de diabetes tipo II

– Evita el estreñimiento

– Ayuda a aliviar el dolor de cabeza y algunos tipos de migraña

Vasodilatador y antidepresivo

Como todo en la vida en el equilibrio está la virtud, la cantidad que se estima recomendable como tope para no afectar la salud es de tres hasta cinco tazas diarias. Sepamos que todo exceso es malo.

Disfrutemos del café en la variante que más guste: sólo, con leche, café bombon, cappuccino, vienes, carajillo, escoces o un irlandes.
No olvides que todo lo que rodea al momento de tomar café puede influir gratamente: las tazas donde lo tomamos, el ambiente y la compañía.

 

¿Tomamos un café..???

 

cafe-2